EL EJERCICIO DE LA MEMORIA: LOS HUMOS DE LA BRISA