Habitantes de Creel: “Sr. Gobernador, Sr. Fiscal, […] necesitamos dialogar con ustedes como es nuestro derecho”

Creel, Chih.6 de Julio de 2013

Lic. César Horacio Duarte Jáquez
Gobernador del Estado

Lic. Carlos Manuel Salas
Fiscal General del Estado.

Presente

Enviamos esta carta con temor y mucha preocupación, Sr. Gobernador, Sr. Fiscal, porque ese es el ambiente que nos ha quedado en el país, en nuestro estado, en nuestro municipio, en nuestros pueblos todos: temor y preocupación luego de los repetidos acontecimientos que se han venido dando. Entre la gente del Municipio de Bocoyna hay temor de hablar, como hay temor de escribir puesto que no vemos resultados claros y efectivos a las múltiples denuncias que más de una persona, una organización de derechos humanos, familias enteras han interpuesto luego de sufrir muertes, secuestros, asaltos, y han tenido como única respuesta otra muerte, otro secuestro, otro asalto en venganza a la búsqueda y urgencia de justicia que la sociedad sigue teniendo a flor de piel. Se desalienta la denuncia y se genera cada vez más desconfianza hacia las instituciones. Pareciera que en México nuestros derechos se han convertido en favores.

Sabemos que recientemente en el poblado de San Juanito hubo un enfrentamiento entre elementos de la policía y personas armadas. El resultado de dicho enfrentamiento fue la muerte de cinco personas, lamentable resultado porque cualquier muerte lastima, hiere y deja sangrando a nuestra comunidad. Esta acción de los elementos de la policía es una en mil hechos que quedan en la impunidad. Y el día de hoy hubo otro enfrentamiento en el mismos poblado entre elementos de la Policía Única y gente armada.

Reprobamos cualquier muerte y vemos que no es el camino para acabar con el delito, pues ni la inseguridad ni las muertes disminuyen en nuestra región a pesar de los datos que la prensa y los gobiernos presentan como reales. Para quienes desconocen la realidad, las estadísticas son definitivas y absolutas; para quienes vivimos la realidad, las estadísticas son simples indicadores pero no verdades absolutas. Y en nuestro Municipio seguimos padeciendo la inseguridad porque no se ven resultados claros frente al clima de delincuencia e inseguridad constante que vivimos hace más de 5 años. Esto no es Cd. Juárez ni la Cd. de Chihuahua; en Tarahumara los medios no están tan presentes y la gente calla los constantes delitos que se padecen. De ahí los juicios equivocados sobre la disminución de la violencia. Aquí se padece a diario y sólo los habitantes la documentamos.

Días después del evento en San Juanito anteriormente mencionado, la inseguridad y la indefensión se volvieron a sentir en nuestro Municipio cuando personas honestas y trabajadoras de nuestro Municipio y una madre joven con su bebé de pocos meses fueron asaltadas con violencia en hechos diferentes por personas con armas de alto calibre que detuvieron sus vehículos en la carretera, pocos kilómetros después del poblado de San Juanito, en el mismo sitio en donde hace meses se dieron también hechos delictivos. Algunas personas milagrosamente se salvaron de ser asesinadas.

Una de las señoras asaltadas adelante del sitio en donde la detuvieron encontró tres patrullas de la Policía Única y les hizo señas de que se detuvieran para pedir auxilio y notificarles lo que estaba sucediendo, pero siguieron de frente sin hacerle el menor caso.

Anteriormente la muerte de otro habitante del Municipio dejó muy lastimada la comunidad y pareciera que ese crimen ha pasado a formar parte de la larga lista de impunidades.

Hay dolor y angustia en nuestra región, y sobre todo frustración ante un presente que se deteriora día a día y un futuro que no ofrece nada. Esta percepción está bastante asentada en la sociedad, pues casi todo mundo tiene experiencias que avalan este sentir generalizado.

Necesitamos viajar por carretera, ir de compras a Cd. Cuauhtémoc y Chihuahua, realizar múltiples gestiones en oficinas, nuestros hijos viajan a estudiar fuera, pero la inseguridad nos frena y el temor a un asalto y a la pérdida de bienes nos inhibe y angustia. ¿Qué quieren decirnos cuando nos repiten que “vivimos en un Estado de Derecho”?

No cesan los proyectos turísticos para nuestra región, se sigue buscando atraer capitales y turismo, pero se olvida lo elemental: traer justicia, traer paz, traer seguridad. La inseguridad sigue más presente que todos los operativos y los elementos del ejército y de las diversas policías.

Si no se controla la violencia, de poco van a servir las millonarias inversiones en desarrollo que anuncia la Federación y que se han buscado para atraer capitales y turismo. ¡Justicia, seguridad, verdad, honestidad, efectividad es lo que pedimos! De poco van a servir todas las invitaciones para que el turismo visite nuestras barrancas, si no termina el disimulo y la tolerancia del delito por parte de quienes son responsables de la justicia teniendo como efecto la impunidad que se antoja como un premio al delito y una autorización a la sociedad entera a robar, a matar…, como lo escribe Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo, y también teniendo como efecto las deficiencias en la administración de la justicia, ya por incapacidad, irresponsabilidad, complicidad o corrupción. Pareciera que los ciudadanos somos totalmente prescindibles, incluso parece que somos obstáculo para que esos desarrollos se lleven a cabo según las expectativas de los grupos y gobiernos interesados en ellos, y vivimos un escenario por demás complejo, contradictorio, diverso, confuso, que pone como nunca en grave riesgo la vida.

No podemos vivir con entusiasmo en una región y en un Estado tan golpeado como el de ahora. De hora en hora uno espera las noticias. No podemos evitar leer los periódicos, ver la televisión, escuchar la radio, y no sentirnos oprimidos por la preocupación sobre el destino de parientes cercanos y amigos. No se puede callar, no se pueden cerrar los ojos, no se puede voltear la cabeza y fingir no ver. Vivimos entre el horror y la desesperanza, sin que nadie del Estado pueda parar tanta ignominia, tanta ola criminal, tanta muerte violenta, mientras se grita a los cuatro vientos que ha bajado la ola del delito.

El monstruo sigue creciendo, no se ven respuestas efectivas de las autoridades, y amigos queridísimos, vecinos, parientes y demás ciudadanos siguen cayendo.

El pueblo rarámuri sigue agredido y lastimado y no son las Cruzadas ni las despensas las que les regresarán lo robado: la verdad, la justicia, la seguridad, sus derechos. Pequeñas en edad escolar son agredidas y violadas sin ninguna esperanza de justicia y atención, etc.

¿Qué exigimos?

Que cumplan con su deber de cuidar el estado, de proteger a sus habitantes, de generar espacios de paz y tranquilidad que nos permitan circular libre y tranquilamente a cualquier hora del día y de la noche, que cumpla lo que prometió el día de su toma de posesión, Sr. Gobernador (si ya lo olvidó se lo recordamos: que en un año el estado recuperaría la seguridad, entre otras promesas que hizo…), que se hable con la verdad y se actúe con honestidad. La verdad y la justicia siguen desaparecidas de nuestra sierra, de nuestros pueblos, de nuestro Estado.

Pedimos también sus presencias en esta comunidad Sr. Gobernador, Sr. Fiscal, puesto que necesitamos dialogar con ustedes como es nuestro derecho, no con ningún representante enviado en su lugar. Es una pena que sólo visiten estas regiones para inaugurar obras o presumir proyectos, pero olvidan su principal responsabilidad: dialogar con la sociedad. Y los necesitamos acá para dialogar. Queremos escucharlos y que nos escuchen; que no únicamente nos lean.

Ofrecemos abrir estos procesos y tomamos la iniciativa para invitarlos a que nos den a conocer sus planes de seguridad, pero no por la prensa ni por reuniones con otros funcionarios sino personalmente en un diálogo abierto.

¿Les parecería bien a ustedes que una semana es un tiempo prudencial para esperar su respuesta?

Hemos pedido al C. Salvador Bustillos, Presidente Seccional de Creel, y al P. Javier Avila, Presidente de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A.C., que sean ellos los contactos para recibir cualquier respuesta de ustedes al presente comunicado. Teléfonos de sus oficinas: 635-4560450 y 635-4560145.

Atentamente

Habitantes de Creel.

(Se anexan hojas con firmas de la población)

P. D. Al terminar de redactar esta carta nos informan que un grupo de personas encapuchadas y con armas de alto poder ¡han estado asaltando esta mañana a varios vehículos en el mismo sitio y con las mismas características de los robos anteriores, amenazando con armas blancas a bebés para despojar de sus bienes a las personas, y en días pasados unos maestros fueron asaltados en la carretera que va hacia El Divisadero, en el lugar conocido como El Cajón!

¿Cuándo van a detener esto, señores?

¿Por qué tanta incapacidad para brindar seguridad a la población?

Los asaltantes se mueven con una impunidad absoluta, parecen dueños de vidas y territorios.

c.c.p Lic. Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

c.c.p Lic. Miguel Angel Osorio Chong, Secretario General de Gobernación.

c.c.p Lic. Jesús Murillo Karam, Procurador General de Justicia.

c.c.p Gral. Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional.

c.c.p Lic. Manuel Mondragón y Kalb, Comisionado Nacional de Seguridad.

NOTA DE JUAREZ DIALOGA. ORG: Boletín informativo es una sección con información que se publica como servicio a la sociedad civil; organizada de, o vinculada con Ciudad Juárez; por lo tanto, la responsabilidad de lo escrito y publicado en la misma es de quien firma el documento.

Comparte!