JUÁREZ, TODAVÍA LA MÁS VIOLENTA DEL MUNDO