LAS VOCES DE LAS DESAPARECIDAS Y DESAPARECIDOS DE CHIHUAHUA

Imagen compuesta con el  logotipo del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A.C. y la señora Martha Arana, madre que busca a su hijo desaparecido, en Cuauhtémoc, Chihuahua.

Imagen compuesta con el logotipo del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A.C. y la señora Martha Arana, madre que busca a su hijo desaparecido en Cuauhtémoc, Chihuahua. Responsable: Leobardo Alvarado

“Tengo once años, busco a mi papi y a mi abuelito. Desaparecieron el 15 de octubre del 2010. Para mí desde ese día mi vida ya no es igual. Ustedes no saben el sufrimiento que yo he pasado desde que mi padre desapareció…” (Fátima Chávez López)

En Chihuahua las autoridades han decidido por un discurso que pronuncian como “hechos aislados” cada vez que sucede un asesinato, secuestro o cualquier otro delito, que a sus ojos, empañe su gobierno. Sin embargo la violencia sigue lacerando a la sociedad. Mientras en México han sufrido desaparición forzada más de 22 mil personas, en el Estado de Chihuahua el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A.C. informa que hay 1,520 personas desaparecidas y que un caso particular es el de la ciudad de Cuauhtémoc en la que “nos faltan 355 jóvenes”.

Al respecto, la organización presenta un documento en video en el que mediante entrevistas da cuenta de las cifras y el contexto de violencia que se vive en el estado y en la región de Cuauhtémoc, Chihuahua. En él, podemos encontrar expresiones de las víctimas como la siguiente: “Cuauhtémoc, Chihuahua  y  Ayotzinapa, Guerrero,  lejanos  geográficamente y cercanos en dolor e indignación, con patrones  idénticos de participación y complicidad de grupos criminales y agentes del estado policías y militares, en la desaparición de nuestros hijos e hijas”.

A continuación el video y el comunicado del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, A.C.

Domingo, 1 de febrero de 2015

LAS VOCES DE LOS DESPARECIDOS Y LAS DESAPARECIDAS EN MÉXICO

Las Desapariciones forzadas e involuntarias en el Estado de Chihuahua, México.

Los días 2 y 3 de febrero, México comparecerá ante el Comité Contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, para informar cómo ha dado cumplimiento a la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

La Maestra Olaya Dozal, madre de una joven desaparecida, viajó a Suiza acompañada por una abogada del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, para comparecer ante los diez expertos que integran el Comité sobre Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e informar de la situación de Chihuahua, una de las entidades federativas con mayor índice de personas desaparecidas.

La madre de familia, explicará el problema ignorado e invisible de las desapariciones en esta entidad norteña y  entregará un video de testimonios titulado “Las voces de los desaparecidos y las desaparecidas en México”, el cual se encuentra disponible en la liga: https://www.youtube.com/watch?v=I0TJhdDiZVI

El video de testimonios fue grabado especialmente para el Comité contra las Desapariciones Forzadas con motivo del evento del 2 y 3 de febrero en Ginebra, Suiza y tiene el objetivo dar sustento a las conclusiones del cumplimiento de las obligaciones de México con la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas Contra las Desapariciones Forzadas, que nuestro país promovió ampliamente.

Dicho material realizado por las familias,  muestra con especial énfasis la situación de las víctimas invisibles de la guerra, es decir, las madres, hermanas, tías y abuelas que han quedado al frente de sus familias destrozadas por la violencia y a cargo de huérfanos/as, sin políticas públicas ni legislación adecuada.

Chihuahua es uno de los lugares donde se presenta con mayor frecuencia el fenómeno de la desaparición, y las autoridades estatales no reconocen el problema, un alto número de denuncias no se realizan por temor, desconfianza, impunidad e infiltración del crimen organizado en las autoridades que investigan.

En el video, una de las víctimas señala “Cuauhtémoc, Chihuahua  y  Ayotzinapa, Guerrero,  lejanos  geográficamente y cercanos en dolor e indignación, con patrones  idénticos de participación y complicidad de grupos criminales y agentes del estado policías y militares, en la desaparición de nuestros hijos e hijas”.

Es cierto, en Ayotzinapa faltan 43, en Cuauhtémoc nos faltan 355 jóvenes, en Chihuahua 1,520 y en el país más de 22,300, todo México es un cementerio.

Con profunda indignación las mujeres realizan una denuncia pública de su situación señalando que “las mujeres somos las  víctimas invisibles, en los pueblos nos obligan a convivir con grupos criminales, con policías y militares. Presas de terror las mujeres debemos caminar, bajo la mirada amenazante de los hombres con sus armas listas para disparar, allanar cualquier hogar o para a llevarse a nuestras  hijas o hijos como botín de guerra”.

Nuestros seres queridos eran jóvenes con esperanzas y sueños que se vieron truncados por el sinsentido de la violencia, en una de sus más crueles expresiones la desaparición forzada e involuntaria, en este doloroso proceso, su recuerdo nos da fuerza para levantar muros contra la violencia del olvido, para exigir a las autoridades,  para que no nos sigan robando a tantos jóvenes cuyos rostros han dejado de brillar e iluminarnos a nosotros sus familiares y a sus comunidades.

Las  mujeres informan el Comité los obstáculos que han encontrado, como son la falta de recursos materiales y humanos, colusión corrupción, amenazas y ataques directas a las familias para desalentar la búsqueda, las autoridades no hacen cruce de la  información genética con el ADN que les proporcionamos con los cuerpos no identificados del país, no hay diligencias para localizarlos con vida, no los buscan ni vivos ni muertos, somos nosotras las que hacemos las investigaciones a costa de nuestra seguridad, las autoridades no saben coordinarse, ni tienen protocolos de búsqueda, han encontrado decenas de fosas con restos quemados sin identificar, en conclusión no existe voluntad política.

Finalmente agradecen al Centro de Derechos Humanos de las Mujeres por el acompañamiento  en el proceso de empoderamiento que  las fortalece para continuar en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación. “Este es un testimonio del ayer, el ahora y el futuro por el que luchamos, en la resistencia nos mantiene la dignidad y el amor a nuestros hijos e hijas”, finaliza el conmovedor video que se presentará en la ONU el día de mañana.

Comparte!