¿LA HORA DE LA CIUDADANÍA?