LAS CONFERENCIAS MAÑANERAS SON PURO MARVEL

Por: Ramón Quintana

Las conferencias mañaneras se han convertido en un día de campo para el presidente, y los reporteros son una especie de pitzeros que llegan, entregan y se van. Pareciera no saben lo que está aconteciendo en la nación. Los temas se han convertido en un escaparate para la chacota, y mi presidente por el que sientí admiración y hasta voté por él, es ahora una especie de Carmen Salinas con tres rayitas más subido de tono. A la pregunta de una reportera por el Divo de Juárez, le dedicó amplios minutos haciendo la biografía de un fantasma al que su representante intenta resucitar, mientras tanto, los trailers en los puentes internacionales, en Ciudad Juárez, hacen una fila de 20 horas, y los peatones de casi 3, y por el Río Suchiate, los indocumentados insultan y arremeten contra los agentes del INM, pero en la conferencia mañanera hay tiempo de sobra para reflexionar sobre mi paisano.

Unos días antes llega un señor de apellido Ramos, le pregunta por el incremento de los muertitos y esos temas que le dan comezón a cualquier político, el presidente se sulfura, y se le inRamón Quintanaflaman las venas del cuello. Las preguntas que le habían estado haciendo durante los primeros 100 días eran puros penales y sin portero. Jorge Ramos hace una propuesta CON SUS PROPIAS CIFRAS y aquello fue tan incómodo como aquel proctólogo que tiene las manos de basquetbolista…

El  Preciso perdió evidentemente la calma, su mirada destellaba 20 mentadas de madre  por segundo, por fin alguien nos hizo el favor de cambiarle el tono ñoño a la conferencia mañanera CON UNA PREGUNTA TAN SENCILLA, luego las redes sociales explotan, le mientan la madre al reportero, y le sacan los mocos de tanta trompada hecha meme, uno de ellos decía algo así como: “AMLO pone en su lugar a Jorge Ramos”.  Yo también lo pensé, porque aquello me llevó a recordar algo similar que vi en la prepa:  a un conocido le aplicaron dos  intensos soplamocos, cayó al piso, pero ipso facto, se pone de pie, ya con el copete colgante al lado contrario,  le grita al pegón: ¡ya ve, para que no se ande metiendo conmigo!…..

A raíz del incidente con Ramos, el presidente habló a los reporteros para sobarles el lomo diciéndoles que ellos eran “prudentes […] si se pasan ya saben lo que sucede”. Además recalca: “No soy yo, es la gente”. Luego, en otro día de campo, perdón, en otra mañanera recalifica y dice que lo mal interpretaron, que no quiso decir eso, que los que entendieron eso están bien mensos, eso no lo dijo él pero lo digo yo.

Total como yo también soy prensa (de escritorio) y me sentí aludido con su “no amenaza”, sí deseo guardar prudencia para que no me vaya a pasar nada con “la gente”, deseo realizar un pliego de cuestionamientos de actualidad que no lo molesten, en breve mi corresponsal estará en el salón Tesorería tomando la palabra para preguntarle lo siguiente:

1-¿Señor AMLO, usted cree que el gobierno federal debe enviar una carta para que Stan Lee reviva?

2-¿El pueblo bueno y sabio debería de realizar una consulta para saber si están de acuerdo en mandar al hijo del Santo para formar parte de los Avengers y que represente dignamente al pueblo mexicano?

3-Señor Andrés, usted cree que el productor de la Rosa de Guadalupe debiera ocupar la presidencia de Marvel?

Y finalmente: Don Andrés a los mexicanos nos gustaría que especificara quién de los Avengers es el fifí, el neoliberal, el ganso, el machuchón, el ternurita o el conservador. Esto es de toral importancia para el país, para no confiarnos.

Ramón Quintana Woodstock, es columnista y comunicador en radio. Fotógrafo aficionado. Lic. en Derecho, Psicología y Comunicación.

Comparte!