LENGUAJE DISCRIMINATORIO EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Juan Carlos MendozaEl presente artículo es motivado por los recientes hechos en los que tres personas integrantes de las poblaciones Gay y Transgénero de Ciudad Juárez, Chihuahua fueron asesinadas. Además de estos lamentables eventos, se suma la homofobia institucional y cultural de la ciudad de Hermosillo, Sonora, manifestada con la censura hacia la obra de teatro infantil que aborda el tema de diversidad sexual, llamada “Príncipe y Príncipe”.

Ante las diversas publicaciones de distintos medios locales con tinte claramente homofóbico, me di a la tarea de elaborar un resumen textual de la publicación “Escrito sin discriminación. Sugerencias para un periodismo sin etiquetas”, publicado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación México en el 2011[1] y al cual hice algunas aportaciones que abordan los casos de homofobia y transfobia periodística, a los que anteriormente hice referencia.

“Escrito sin discriminación. Sugerencias para un periodismo sin etiquetas”. Resumen

Discriminar no sólo significa diferenciar a una persona de otra en el trato, sino de colocarla injustamente en una situación inferioridad, con base en la descalificación de un rasgo o característica que es innata e inmodificable. El acto de discriminar tiene su raíz en los prejuicios y estereotipos negativos, que generalmente derivan en estigmas o marcas en contra de una persona o un grupo social determinado. las personas

La Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación define discriminación como: toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que, por acción u omisión, con intención o sin ella, no sea objetiva, racional ni proporcional y tenga por objeto o resultado obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades, cuando se base en uno o más de los siguientes motivos: […] las preferencias sexuales, […] o cualquier otro motivo.

Marco Normativo sobre Discriminación para México

Algunos documentos que México como país ha firmado o ratificado son los siguientes:

La primera referencia obligada para el marco normativo de la no discriminación es la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, que establece:

  • Artículo 1º. todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
  • Artículo 2º. toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Otros documentos internacionales son:

  • Convención Americana sobre Derechos Humanos.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales .

Y algunos documentos nacionales son:

  • Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
  • Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.
  • Diversos estados cuentan con cláusulas antidiscriminatorias constitucionales.
  • Diversos estados cuentan con leyes antidiscriminatorias.

¿Qué perdemos al discriminar?

La discriminación tiene un alto costo que se proyecta en lo individual y en lo social. Una víctima de la discriminación puede padecer frustración, baja autoestima, rencor, y esto puede impactar en su capacidad física, mental y emocional. El impacto individual de la discriminación, que ocasiona que una persona reduzca sus aspiraciones sociales o no goce del acceso pleno a sus derechos, se multiplica a nivel social y deriva en exclusión y desigualdad, y ésta, como lo ha advertido la organización de las Naciones Unidas, cuesta a México 17% de su índice de desarrollo humano.

Una sociedad construida sobre la base de prácticas discriminatorias, como afirman Salazar y Gutiérrez, es una sociedad que excluye a amplios grupos y niega el acceso a la justicia, la salud, la participación política, el voto, la educación y los espacios donde pueden expresar con libertad sus opiniones y exponer sus diferencias. Esa sociedad desigual y excluyente tiene menor desarrollo social, político y económico, vive en riesgo de ruptura del tejido social y es caldo de cultivo para las manifestaciones de violencia.

Libertad de Expresión Vs. Derecho a la No Discriminación

En el quehacer periodístico y en los medios de comunicación, no hay dilema más difícil de resolver que la autorregulación en el ejercicio de la libertad de expresión frente al derecho a la no discriminación. ¿Dónde está el conflicto? todas las libertades se ejercen en un marco limitado, como dice Jesús rodríguez Zepeda. “Ninguna libertad es ilimitada”,  los límites están marcados por las garantías y derechos de que goza el “otro”. Todas las legislaciones, tratados, declaraciones y pactos internacionales coinciden en que la no discriminación es requisito indispensable para el cumplimiento de todos los derechos.

Lo que no debemos perder de vista es que la discriminación implica tratar de forma desigual a quien merece un trato en igualdad de condiciones, y por lo tanto, establecer con el otro una relación de dominio, quien discrimina obtiene ventajas de ello. Algunos teóricos, como rodríguez Zepeda sostienen que cuando un sujeto público (servidor público, periodista, artista o cualquier otro) refuerza un estereotipo desde su posición de poder, puede hacer mucho más daño que cuando se trata de un particular en igualdad de condiciones de la persona discriminada.

El derecho a la libertad de expresión se construyó como un derecho contra los dogmas. Cuando la libertad de expresión tiene contenidos discriminatorios, deja de ser una forma de lucha contra el poder y lo refuerza. Para quienes ejercemos el periodismo, los límites entre estos dos derechos fundamentales parten de la ética y la responsabilidad social.

Lenguaje: enemigo íntimo

El lenguaje influye en nuestra percepción de la realidad, condiciona nuestro pensamiento y determina nuestra visión del mundo. “las palabras importan no tanto por lo que hacen sino por lo que nos hacen”, asegura Héctor Islas Azaïs, especialista en filosofía del lenguaje.

La elección de términos discriminatorios subraya aspectos reprobables o vergonzosos, que justifican la marginación del individuo con esas características. Pero no se trata sólo de cómo clasificamos a las personas y las cosas, también importa cómo desean ser llamadas las personas o los grupos de personas, en particular quienes han sido blanco de alguna forma de discriminación históricamente.

Cuando en los medios de la información usamos enunciados que parten de estos estereotipos y fortalecen prejuicios negativos, estamos entrando en un camino sin salida. Una vez transmitidos y replicados en los medios masivos de comunicación, los prejuicios se aceptan como hecho real. Sin proponérnoslo, podríamos abrir la puerta a uno de los peores rostros de la discriminación: el estigma.

Ejemplos actuales:

  1. “Trío Sexual”, nota publicada por La Polaka el 26 de mayo de 2014, en Ciudad Juárez, Chihuahua. El título de la nota no tiene relación con los acontecimientos, en los que un joven al que identificaron como gay, fue asesinado[2].
  2. “Despecho Gay”, nota publicada por La Polaka el 29 de Mayo de 2014 en Ciudad Juárez, Chihuahua.  El título de la nota tiene una connotación prejuiciosa. También en el desarrollo de la nota, que aborda el asesinato de una mujer transgénero, se hace mención del nombre que la persona había elegido para ser llamada y sin embargo, el texto continúa refiriéndose a ella en masculino[3], reforzando así, el no reconocimiento a las identidades transgénero.

conocido en la comunidad como “Rosse Castro” su negocio en la colonia Fidel Velázquez el lunes pasado”

  1.  “ALC tomará sabia decisión”, nota publicada por Marquesina Política el 26 de Mayo de 2014, en Hermosillo, Sonora[4]. En la nota se presenta el rechazo por la intensión de presentar una obra de teatro infantil con temática de diversidad sexual en una celebración de la ciudad. El autor menciona que su publicación no se trata de una manifestación homofóbica, pero luego una justifica su rechazo a que una:

 “obra de teatro con alto contenido homosexual sea presentado a un público infantil todavía inmaduro psicológicamente”.

Finalmente el autor concluye con estas declaraciones:

“Por cierto, qué bueno que el escenario joven donde se presentará el grupo Molotov estará ubicado en el estacionamiento del Gimnasio de la Universidad de Sonora, lejos del área familiar de las Fiestas del Pitic, ya que por si usted no lo sabe, el tema principal que anda promoviendo esta banda de rock mexicano se llama “La Verg…”; ¿y si mejor se llevan para allá a “Príncipe y Príncipe” y sus promotores 

La tarea pendiente entre los medios de comunicación

Un verdadero periodismo social

El periodismo social tiene una mirada distinta, independiente mente del tema que se trate, porque se preocupa por lo que pasa con la gente común y busca incluirla en las notas, porque hurga en la calle y escombra en los basureros, lee los nuevos fenómenos, bucea en las estadísticas y trata de darles nombres y rostros a los números, recorre las incubadoras de los nuevos estudios y echa un vistazo a ejemplos nacionales e internacionales que rompen esquemas.

Abordar una noticia con enfoque de Derechos Humanos con los siguientes puntos:

  • Ubicar las capacidades del Estado para garantizar el cumplimiento de los derechos humanos y las responsabilidades incumplidas en cada caso.
  • Apoyar la construcción de mecanismos de empoderamiento de ciudadanas y ciudadanos para exigir sus derechos y buscar propuestas de so lución.
  • Difundir información sobre las legislaciones e instancias a las que pueden acudir los ciudadanos.
  • Respetar a nuestros interlocutores.

[1] http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=documento&id=234&idopcion=&op=215 Consultado 04/06/2014

[2]http://www.lapolaka.com/trio-sexual/ Consultado 04/06/2014

[3]http://www.lapolaka.com/despecho-gay/  Consultado 04/06/2014

[4]http://www.marquesinapolitica.com/index.php?option=comcontent&view=article&id=35919%3Aiy-la-ganancias-apa&catid=13%3Amarquesina-politica&Itemid=13 Consultado 04/06/2014

Juárez Dialoga ha invitado a Juan Carlos Mendoza por su trabajo como activista comprometido con la sociedad y particularmente con Ciudad Juárez. Juan Carlos es biólogo, epidemiólogo y estudiante del Doctorado en Ciencias en Salud Colectiva. También es activista social en materia de VIH, diversidad sexual y derechos humanos. Ha colaborado en organizaciones locales como Programa Compañeros A.C. y actualmente es uno de los coordinadores de la Red Nacional de Jóvenes Activistas LGBTIQ.

Comparte!