CHARLES BOWDEN


Antonio MuñozNo conocí a Bowden en persona. Pero era amigo de algunos de mis amigos y de esta ciudad crucificada. Así que, lo consideré como uno de los nuestros. Antes de la guerra vino a Juárez a documentar su “Ciudad Juárez, laboratori
o de nuestro futuro”, un libro que además de los aciertos proféticos tuvo la virtud añadida de ser un diálogo con los fotorreporteros fronterizos. Alguien desde CUNY, Oswaldo Zavala, describe esta relación como la de una revelación en sentido fotográfico: “uno de los “maestros” que enseñan a Bowden a ver la ciudad de un modo distinto” es Julián Cardona -uno de los fotógrafos que colabora en el libro mencionado.
Ese libro tiene una pésima acogida. El escándalo de señalar hacia la voracidad maquilera como causa de la pobreza, el abandono y la violencia hace que las buenas conciencias pusieran el grito en el cielo. Le habrán de seguir otros, pasando de la temática del feminicidio a la guerra “por” la droga.
En estos momentos en que me entero de su muerte, las noticias de su paso por el el firmamento juarense, se reafirma como la trayectoria de un meteoro luminoso. La noticia de la publicación del libro “Las Ciudades Imposibles” de David Barrios Rodríguez por la UNAM es casi simultánea. El libro es recomendable por sus propios méritos aunque -en relación al personaje que nos ocupa- se enriquece con una serie de brillantes epígrafes de los que entresaco algunas líneas:

“Lo que sé es que la violencia no es un tipo de avería, sino que más bien una flor que brota de la podredumbre del bosque….
El monstruo de cabeza de hidra que buscamos, la criatura matando a todos en la ciudad, es como el sol, …, y esta nueva luz cae por igual en uno y en todos” (Bowden Ciudad del Crimen)

“Esto no es un intercambio económico, se trata de un acuerdo del dinero con la muerte” (Bowden Ciudad Juárez y los nuevos campos de exterminio de la ciudad global))

“Estos lugares ignorados ofrecen ventanas de los tiempos por venir. El futuro tiene una manera de aproximarse desde los márgenes, de ser creado, no en la plaza central, sino en el borde borroso de nuestra visión periférica” (Bowden Juárez. Laboratorio de nuestro futuro)

La luz del desierto es otra revelación que compartiré por siempre con Bowden: dondequiera que su viaje nos ilumine. Desde aquí desde esta orilla del Rio Bravo que compartimos, un hasta siempre, comandante.

Antonio Muñoz (Toño) ha sido un activista social y un académico comprometido con las diversas luchas sociales que se han dado en Ciudad Juárez. En ese sentido, JuárezDialoga lo ha invitado a colaborar por los aportes que desde su experiencia puede hacer para esta ciudad. Actualmente, apoya a la red Comunerxs, así como a la Xolombia, un espacio cultural alternativo.

Comparte!