¿QUÉ ESPERA JUÁREZ DEL PAPA?

Carlos Murillo GonzalezCiudad Juárez es una urbe fronteriza con los EEUU donde unas 400,000 personas trabajan en la maquila (la principal fuerza económica) su media de estudios es de secundaria (8-9 años de escolaridad) más de medio millón de personas viven en la pobreza (incluyendo pobreza alimenticia) y desde hace varios años sigue sumergida en una crisis de violaciones a derechos humanos (comenzando con el feminicidio).

La religión católica viene perdiendo feligreses en México censo tras censo desde hace medio siglo y en Juárez no es la excepción: sólo siete de cada diez personas se identifican católicos(as) (el promedio nacional es ocho de diez) el resto de las identidades se reparte entre todas las derivaciones cristianas y en las los no practicantes (ateos, agnósticos, libre pensadores…) más o menos es la inversa del promedio de participación electoral de la ciudad (tres de cada cuatro ciudadanos(as) se abstienen de votar).

La visita de un papa, en otras palabras, no es de interés para por lo menos el treinta por ciento de la población juarense (en general, al 80% de la población mexicana no le interesa la visita papal).

Jorge Mario Bergoglio, o papa Francisco I, trae su propia agenda de interés, donde destaca su discurso por las y los jóvenes, los migrantes y la opción por los pobres. Es un jefe de Estado y a la vez es un guía espiritual jugando los dos papeles. Destaca su labor diplomática en el restablecimiento de las relaciones políticas entre Cuba y EEUU y, más reciente, en el diálogo con el papa Kiril de la iglesia ortodoxa de oriente, algo inédito desde hace mil años.

Durante la dictadura argentina (1976-1982) es elocuente su silencio frente a la tortura, la desaparición forzada y el asesinato de miles de personas. Peor aún, está relacionado con el robo de infantes hijos de desaparecidos políticos (nacidos en cautiverio) razón de existir de las madres y abuelas de la Plaza de Mayo, y en el caso de dos jesuitas torturados por el régimen, a los que no quiso o supo proteger.

A pesar de los esfuerzos de los medios de comunicación por vender el acontecimiento como algo histórico, el espíritu juarense, por lo menos hasta el “Día del amor y la amistad”, no está con la visita de Francisco. Ves los grandes carteles espectaculares pagados por los empresarios en varias avenidas, pero  nada más. La ciudad sigue igual de caótica, de estresante.

El estilo de visitas de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, armando aparatosos dispositivos de seguridad, ahora también se inaugura con las visitas papales: se cierran calles, se instala el ejército y los federales, la militarización de vuelta. Todo se altera, la gente se pone neurótica y opta por no salir a las calles. Pareciera que el Estado mexicano se apresura a esconder a las y los juarenses metiéndonos miedo frente al gran evento.

La ley seca, la suspensión de clases, las instituciones de gobierno paradas un día antes y durante la visita de Bergoglio. Todo suma a quebrar, a molestar a Juárez, a dividir a los juarenses. Si es una visita de Estado, ¿dónde está el Estado laico? Esta revuelto un acto político con uno religioso y no da oportunidad para la diversidad, para el respeto al libre tránsito y la tolerancia.

El gobierno aconseja a creyentes y no creyentes a “comportarse” frente a ese día singular (febrero 17) para dar una imagen de una sociedad que no somos a unos peregrinos que no vienen a visitarnos sino por el papa. Si Ciudad Juárez va a ser usada con fines políticos, por lo menos que se sepa que no es la realidad que los medios pintan, más bien es la que ocultan.

El jefe de Estado del Vaticano no es un santo. Es un líder equivalente a un presidente o un monarca, haciendo su trabajo, pero no deben tener esperanza quienes anden buscando a través de él, justicias específicas. Su venida es un evento para miembros de la iglesia, de la élite y para gente de fuera.

Para quienes vivimos en esta frontera, el papa nos evidencia de nuevo el Estado policiaco y trastorna la cotidianidad paralizando las actividades económicas y sociales. Recuerda al viejo PRI, el que pinta las calles por donde va a pasar el pontífice y esconde a los pobres, el Estado autoritario en resplandor.

 *Carlos Murillo González,  “Carmugo”, candidato por el Partido del Abstencionismo y futuro ganador de las elecciones 2016 en Ciudad Juárez.

JuárezDialoga ha invitado a Carlos Murillo para colaborar por su trayectoria como académico en Ciudad Juárez y por su compromiso con la Sociedad Civil Organizada. Como activista se define adherente de la Otra Campaña. Ha publicado el libro La Sociedad Anónima y diversos artículos en diferentes medios de comunicación. Cómo investigador trabajó para el COLECH en esta ciudad. También colaboró con el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte A.C. Actualmente es consultor independiente a través de Carmugo consulting servicios de sociología. Su trabajo lo puede encontrar en http://carmugosociologico.blogspot.mx/2012/02/carmugo-consulting-servicios-de.html 

Comparte!