Madres de mujeres víctimas de feminicidio pintaron cruces negras antes de la llegada del papa Francisco