NOTAS SOBRE “ESE” TEMA.

Jorge DomínguezEl pasado 17 de Mayo fue el día de lucha contra la homofobia…en todas sus formas. En un día como ese la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud pero, de 1990 se retiró a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, hasta entonces en la mayoría de las naciones y en el mejor de los casos, la homosexualidad era considerada como una enfermedad mental pero, generalmente, por parte de las personas conservadoras era una anormalidad y/o un pecado…todavía la homosexualidad representa un negocio para personas ávidas de dinero, baste visitar páginas de internet dónde se ofrece “curar” esa enfermedad. En los años setentas se contaba que el tratamiento consistía en llevar al joven o a la joven, a la primera parte del “tratamiento”, y sentarle cómodamente frente a una pantalla; se le instruía para que controlara la secuencia de imágenes de cuerpos y rostros. Atrás de él, el médico quién con una mano controlaba el proyector y con la otra mano, papel, lápiz y un interruptor eléctrico y la mirada en un cronómetro. Cuando la vista del “enfermo” excedía de determinado tiempo recibía una descarga eléctrica. La segunda parte incluía la inyección de hormonas para complementar las cantidades “faltantes”. La tercera parte del tratamiento incluía la asistencia a pláticas sobre lo antinatural y antihigiénico que resultaba el acoplamiento. En la actualidad se contabilizan más de 1 500 especies de animales con comportamiento homosexual, las cuales van desde los mamíferos como los búfalos hasta algunos tipos de lombrices intestinales.

A mi entender, la identidad sexual de los seres humanos tiene que ver con el género de cada uno de ellos, la autopercepción individual de cada uno moduladas por las características de la sociedad. Así, desde la perspectiva de la cotidianeidad autoritaria y de niveles de escolaridad elementales es que son pocas las sociedades dan un lugar de igualdad en el trato que como seres humanos merecen por igual los homosexuales, las lesbianas, bisexuales, los transexuales y los heterosexuales con lo cual se abre la posibilidad de que en menor o en mayor grado y en diversos aspectos sean discriminados, fundamentalmente en el aspecto de la legal de la igualdad, como sucede en México.

A mi ver una parte de la humanidad vive en países en los cuales la discriminación es la norma, aunque el ejercicio de la sexualidad corresponde al ámbito de la vida privada existe, un porcentaje de la población que afirma y lucha para que en el ejercicio de la libertad, que cada quién decida sobre el uso de su cuerpo, derecho que, a mi ver, ha de ser de libre manifestación de las orientaciones sexuales.

A pesar que desde los años 50´s en el Informe Kinsey, mediante entrevistas, se observaron grandes diferencias entre el comportamiento deseable exigido socialmente y el comportamiento real. Asimismo, se observó que no existe una clara separación entre el comportamiento heterosexual y el homosexual ya que, según encuestas de aquellos años, alrededor del 10% de las mujeres y el 30% de los hombres admitían tener comportamientos homosexuales, y un 40% de los hombres estar interesados en la homosexualidad, eso eran lo que “admitían”. Luego de que los doctores William Masters y Virginia Johnson en un laboratorio y después de observar durante diez años publicaron en los años 60´s la Respuesta Sexual Humana, en este año del 2014 todavía existen países, los cuales prohíben y castigan el derecho a ejercer una sexualidad basados en la religión y en la tradición y no sólo eso, sino las autoridades que aplican con esas bases sanciones y leyes son elaboradas por personas que se pensaría que son de estudios pero, aunque lo fueran tienen el mismo sustento.

A mi ver, hoy subsisten tres posturas básicas: quienes declaran abiertamente su homofobia y rechazo a los homosexuales mediante la agresión y el bulling; otros, quienes, -también homofóbicos-, quienes se declaran a favor de la libertad sexual con el único fin de exhibir y de poner al alcance de la exclusión social a este sector en una población y; a quienes no nos importa el uso sexual que de manera libre dé cada ciudadano a cada parte de su cuerpo. Nuestra visión real y personal de estas manifestaciones de los seres humanos es un elemento que hace la diferencia ideológica entre los conservadores y los liberales o progresistas.

“Defendamos el ecosistema del Río Casas Grandes”

JuárezDialoga ha invitado a Jorge Domínguez González a colaborar por su compromiso con la educación y las causas justas. Jorge es profesor egresado de la Escuela Normal Superior “José E. Medrano”. Jorge Domínguez es también un reconocido poeta de la entidad. Su trabajo se puede encontrar en www.tolvaneras.blogspot.com donde dice que es un blog que “intenta ser un espacio de reflexión” con sus “apreciaciones de los procesos de enseñanza aprendizaje que se realizan en la subsede” de la Universidad Pedagógica Nacional ubicada  en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.

Comparte!