TESTIMONIO: LA VIRGEN DESNUDA O EL CAMINO DE CIORÁN